LA FORMACIÓN DEL DEPORTISTA DE ALTO RENDIMIENTO

Dr. Carlos Benítez Franco 

 En el ámbito de la Medicina Deportiva es materia de discusión la influencia de los factores que determinan la formación de un deportista de elite. Básicamente se esta de acuerdo en que son dos: 1) Los factores genéticos y 2) Los factores ambientales.

 Los factores genéticos que se transmiten de padres a hijos determinaran en gran medida las posibilidades de altas prestaciones técnicas y de condiciones de aptitud física requeridas para el deporte competitivo actual. Los hijos de deportistas tienen mayores posibilidades de destacarse que los hijos de padres sedentarios. No en vano se dice -en tono de broma-, que “ los deportistas que quieran triunfar deben saber elegir muy bien a sus padres”

Las condiciones de exigencia en que se desarrolla el deporte infanto-juvenil actual, llevan a un proceso de selección que promueve a los mas dotados y desalienta al resto.

Dentro de los factores ambientales hay tres aspectos fundamentales en los cuales se puede influir: 1) El ENTRENAMIENTO, teniendo en cuenta sus aspectos físicos, técnicos, táctico-estratégicos, etc. 2) Las condiciones de NUTRICIÓN, teniendo en cuenta la cantidad, calidad, armonía y adecuación de la alimentación requerida por el joven deportista en proceso de desarrollo. 3) Las condiciones de vida o hábitos, que en ocasiones se ha denominado “ ENTRENAMIENTO INVISIBLE”, es decir todo lo que el deportista hace fuera de los horarios específicos de entrenamiento

 (calidad de vida, horas de sueño, nivel de educación, habito de fumar, beber alcohol, cuidados personales, condiciones de salud, etc.).

Dicho de otra forma, en igualdad de condiciones heredadas para la alta perfomance, llegaran a tener mejor rendimiento y una carrera mas prolongada, aquellos jóvenes deportistas cuyo proceso de formación y desarrollo deportivo optimice la calidad del entrenamiento, las condiciones de nutrición y los hábitos de vida.

La mayoría de las instituciones deportivas solo tiene en cuenta, y parcialmente, el aspecto referido al entrenamiento deportivo, dejando de lado los demás. Un buen proyecto que pretenda deportistas de calidad, debiera contemplar todos los aspectos mencionados, realizando un proceso que implemente en primer lugar la evaluación de la salud y la aptitud física, así como las condiciones técnicas y las condiciones voluntad e inteligencia motriz de los futuros deportistas. Contrariamente, es común observar la influencia de los aspectos negativos del deporte infanto-juvenil: la especialización prematura, la sobrecarga funcional, la reducción del tiempo libre, la presión psicológica, el súper stress, la formación unilateral, y la influencia de intereses extrínsecos, todo lo cual lleva al llamado “ síndrome de saturación deportiva” y muchas veces al abandono.

Nosotros “los adultos”: padres, dirigentes, profesionales, técnicos, debiéramos buscar los medios para que no quede librada al azar la formación integral del joven como deportista y en especial, su desarrollo como persona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s