El ‘Jefe’ Gebreselassie se marcha del atletismo sin esperar a las Olimpiadas

El atleta etíope pone fin a su carrera después de abandonar por lesión el maratón de Nueva York

El adiós del mito eclipsa la victoria de Gebremariam en la prestigiosa prueba

Haile Gebrselassie, hasta ayer el mejor fondista de todos los tiempos, con dos medallas de oro olímpicas y cuatro títulos mundiales en 10.000 metros, además del vigente récord mundial de maratón, puso un inesperado fin a su carrera tras abandonar, lesionado, el maratón de Nueva York, en el que ayer ganó el etíope Gebre Gebremariam.
Con Haile se va la sonrisa del atletismo, un hombre de 1,63 metros de estatura, 55 kilos de peso y unas desproporcionadas piernas. Gebre nació en Arsi (Etiopía) el 18 de abril de 1973, hijo de un granjero en una familia de diez hermanos. Desde muy pequeño acudía corriendo a la escuela, situada a 10 kilómetros de su casa. Sus mayores éxitos han sido en esta distancia.
Desde las primeras carreras que disputó empezó a ser reconocido como «Neftenga» (el Jefe). Tal era la superioridad que demostraba.
En 1992 se proclamó en Seúl campeón mundial júnior de 5.000 metros y desde entonces se construyó, a base de títulos y victorias, una sólida reputación como fondista. Su combinación de resistencia y esprint le convertían en imbatible en distancias comprendidas entre los 1.500 metros y los 10.000.
Un año después logró en Stuttgart su primer título mundial absoluto de 10.000, una distancia que le daba opciones infinitas de triunfo sin pasar apuros en las pistas. El keniano Paul Tergat (pentacampeón mundial de cross), al que una y otra vez ejecutaba de forma inmisericorde en el esprint final, se convirtió en su víctima predilecta.
Los récords mundiales comenzaron a caer de su lado a partir de 1995, en 5.000 y 10.000. El primero lo batió en Helgelo (Holanda) con un tiempo de 26:43:53 en los diez kilómetros, y ese mismo año estableció el de 5.000 con 12:49.39. Entre 1993 y 1999 obtuvo cuatro títulos mundiales en 10.000.
Como ya tenía también dos medallas de oro olímpicas (Atlanta’96 y Sydney 2000), y por detrás empezaba a descollar su joven compatriota Kenenisa Bekele, que le batió en los Mundiales de París 2003, Gebre decidió pasarse al maratón.
Le costó adaptarse a la distancia y a la superficie dura de las carreras en ruta, pero consiguió hacerse con el récord mundial. El 28 de septiembre del 2008, en Berlín, se convirtió en el primer atleta que rompía el muro de las 2h04 en el maratón: 2h 03:59, rebajando en 27 segundos su propia plusmarca. Era su récord mundial número 25, y aún nadie ha podido batirlo. Ayer, en Nueva York, Gebre ha dicho adiós a la competición sin esperar a los Juegos Olímpicos de Londres. Con 37 años y problemas en las rodillas, ha comprendido que el atletismo ya no puede darle más. En su carrera de 17 años, el Jefe ha amasado una gran fortuna. A partir de ahora dedicará su tiempo a los negocios en su oficina de Addis Abeba.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s