Los Riesgos de Correr con Calor

•    En esta época del año, cuando el calor comienza a aumentar, quienes hacen deporte bajo esta condición climática durante un largo periodo y sin tomar las precauciones necesarias, pueden sufrir una de las situaciones más peligrosas que afronta la medicina deportiva: el golpe de calor y los estados de deshidratación.  No resulta extraño que al finalizar una prueba de maratón de 42,195 kilómetros los atletas lleguen a la meta habiendo perdido más de cinco litros de líquido en forma de sudor. La evaporación del sudor en la piel es el gran mecanismo termorregulador. Pero puede llegar a agotarse cuando se realizan ejercicios exigentes bajo temperaturas muy elevadas y no se repone el líquido perdido. “Con el progreso de la deshidratación y la reducción del volumen plasmático, también va disminuyendo la sudoración y aumenta la temperatura rectal del individuo. Cuando el cuerpo alcanza una temperatura superior a los 41 grados, estamos en presencia de un golpe de calor. El cuadro puede ser grave”, sostiene el médico deportólogo de Clínica MEDS, Dr Rafael Gutiérrez.

Para el especialista, el deportista no solo debe beber cuando tiene sed, sino que debe hacerlo sin sed. “Es ideal tomar líquido durante el ejercicio y en verano es recomendable ingerir medio litro dos horas antes de comenzar a hacer deporte. El mejor indicador para vigilar que existe una hidratación adecuada es que la orina sea clara y transparente”, agrega.

“El rendimiento físico de un deportista en un ambiente muy caluroso es inferior al normal, debido a que disminuye el aporte de sangre al músculo. Nuestro cuerpo desvía de forma automática más sangre a la circulación superficial (bajo la epidermis) para que allí sea enfriada y se rebaje la temperatura interna del organismo. Esta circunstancia tiene como efecto indirecto el de reducir la cantidad de sangre que llega a los músculos y por ello aumenta antes de lo habitual el número de pulsaciones por minuto (taquicardia de compensación), para hacer frente a las exigencias musculares de oxígeno. En definitiva, la fatiga aparece mucho antes y el rendimiento disminuye considerablemente”, puntualiza el especialista.

Los diferentes síntomas y signos como calambres, agotamientos, dificultades de movimiento, y golpes de calor, comienzan generalmente en circunstancias similares, es decir cuando un deportista sale bruscamente al clima caluroso, sin ajustarse gradualmente al mismo, y a ello suma una baja hidratación.

“Todos estos sucesos se podrían evitar si las personas se tomaran un tiempo para ajustarse al calor, ingirieran los líquidos adecuados, y mantuvieran una dieta adecuada de electrolitos”, indica el Dr. Rafael Gutiérrez.
1. Calambres por Calor

Las principales causas que provocan este tipo de calambres, son un inadecuado ajuste al tiempo cálido, una gran perdida de agua a causa de la transpiración, o una disminución en los niveles de electrolitos en la sangre, sumado a la pérdida de peso. Los síntomas están acompañados de una fuerte transpiración, espasmos y dolor incontrolable en los músculos de los brazos, piernas, y/o abdomen.

Tratamientos
Es imprescindible beber muchos líquidos, estirando suavemente y dando masajes a los músculos acalambrados. Descansar en ambiente fresco y aplicar hielo en el área acalambrada. Esté atento a los problemas de respiración. Usar ropa liviana y clara.

2. Agotamiento por calor

Se produce por una larga exposición a ambientes muy cálidos y/o húmedos, cuando se experimenta mucha transpiración y no hay un reemplazo adecuado de líquidos y electrolitos.

Los síntomas más notorios son piel muy fría, pálida y húmeda; mucha transpiración; dolores de cabeza; mareos; náuseas; vómitos; fatiga; sensación continua de sed; orinar muy poco y con color amarillo brillante.

Tratamiento
Hay que frenar de inmediato la actividad física y descansar en un área fresca. Humedecer todo el cuerpo y beber mucho agua. Hay que estar muy atento a los problemas de respiración o de corazón.

3. Insolación

Cuando sistema de control de la temperatura corporal deja de funcionar, estamos en presencia de una insolación.

La temperatura corporal se eleva, la piel está seca y roja; falta sudor; el pulso es acelerado; aparecen mareos y pérdida de conciencia.

Tratamiento
Como se trata de una emergencia médica, es imprescindible solicitar asistencia apenas se experimenten los primeros síntomas. Durante la espera, poner al paciente en ambiente sombreado, suministrarle abundante líquido y refrescar el cuerpo con agua fría.

TIPS

Esfuerzos en carrera

El impacto de los pies contra el asfalto provoca que los músculos de la espina dorsal se compriman, reduciendo la estatura en un centímetro. El esfuerzo provoca que se pierdan unos 5 kilos de peso.
Un corredor aspira unos 12.000 litros de aire en la carrera. El corazón alcanza 160 pulsaciones.
En condiciones normales un hombre aspira 8.000 litros de aire cada 24 horas y el ritmo cardiaco es de unas 70 pulsaciones por minuto.
Normalmente, cinco litros de sangre son bombeados por todo el cuerpo cada minuto. El 15% va a los músculos.
En carrera, el bombeo de sangre aumenta hasta alcanzar los 35 litros por minuto. El 80% se dirige a los músculos.
Los dedos de los pies golpean repetidamente la parte frontal de la zapatilla unas 15.000 veces, produciéndose hemorragias.
La sangre de los brazos y las manos puede “estancarse” produciendo hinchazón en los miembros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s